Fusión de CaixaBank: detalles

CaixaBank junto con Jordi Gual, se viene encargando de neutralizar las caídas que ha venido registrando el valor antes de que llegara el rally a cuenta de los beneficios y sobre todo de la inmunidad, la misma llegará a cargo de las vacunas contra el coronavirus, lo que se espera en poco tiempo. Tales avances se encargan de recoger los valores que han sido más castigados, aquellos que son cíclicos, y pendientes de cada movimiento de una actividad económica que se encuentra bastante dañada y de lo que vienen a ser sus efectos secundarios durante el 2021. 

Allí es donde recae la importancia de la mejora en la cotización de CaixaBank, que si bien no busca superar cotas que den tranquilidad y un horizonte claro dentro de la recuperación para el valor, de acuerdo a los expertos, sí viene a suponer un respiro que le da vida al valor en bolsa. Es tanto, que el rally en noviembre ha supuesto un avance del 36% mientras que minimiza pérdidas anuales hasta el 20%. 

Mientras, el mercado realiza conjeturas del sitio que ocupará el resultado arrojado por la fusión entre BBVA y Sabadell, CaixaBank continúa dando pasos hasta completar durante el primer trimestre de 2021 su fusión con Bankia, la cual continuara siendo la primera en lo que respecta al volumen de activos, empleados y oficinas, incluso hasta en margen bruto ante el nuevo gigante bancario que ya se ha negociado en España. Aunque todo es una introducción para lo que vendrá en el sector financiero. 

Aunque se mantengan buenas perspectivas centradas en las vacunas, el 2021 se presenta como un gran exponente de la máxima, es decir, las cosas empeoran antes de mejorar. Tal premisa la advirtió el primer directivo de la entidad: Gonzalo Gortázar, quien señaló que se avecinan tiempos realmente duros en materia de morosidad con la crisis económica y que las actuales cifras bajas tan solo son un espejismo.  

En referencia a las recomendaciones durante noviembre, se encuentran las de HSBC donde se reduce su precio objetivo a los 2,09 euros por acción desde los 2,46 anteriores. Desde Credit Suisse también se ha recortado hasta los 2,50, su PO desde los 2,70 anteriores. Y hace lo propio USB. Su precio objetivo se reduce hasta los 2,35 euros por título desde los 2,40 anteriores. 

Si se presta atención a lo que señalan los indicadores técnicos premium, CaixaBank llega a alcanzar, con un bajo perfil, una puntuación de tan solo dos puntos de los diez posibles. Sólo visto desde lo favorable podemos encontrar el rebote: la tendencia a medio plazo que permanece alcista. Mientras que el resto señala que la tendencia a largo plazo es bajista, y que el momento total, tanto lento como rápido es negativo. Por otro lado, su volumen viene a ser decreciente en las dos vertientes y que la volatilidad se muestra al alza, de forma creciente a medio y largo plazo. 

De acuerdo a José Antonio González, quien es analista técnico de Estrategias de Inversión CaixaBank, se “construye un importante suelo en torno a los 1,518 / 1,50 euros, respaldado por amplias divergencias positivas que permiten, a corto plazo, la superación con amplio volumen de contratación, de (1) sus respectivas medias móviles de medio y largo plazo (2) así como de la directriz bajista secundaria acelerada que parte desde los 2,826 euros. De este modo, la cotización pone rumbo a los 2,2050 y la directriz bajista primaria acelerada”.