La informática ha cambiado nuestro nivel de expresión al hacer uso de los derechos humanos

Se ha hecho evidente en nuestros días, que en casi su totalidad los sistemas políticos, considerando desde las democracias liberales hasta las socialistas, han admitido, tanto virtual como de manera oficial, alguna doctrina relacionada con los derechos humanos.

Hay que asumir entonces, que los derechos humanos se conforman como parte integrante dentro del desarrollo del mundo moderno. En medio de todo, nos encontramos con que el proyecto que ha venido ejecutando la modernidad ha resultado ambicioso y también revolucionario ya que está sustentado sobre dos pilares: la regulación social y la emancipación social.

Y es que resulta imposible de negar, que los individuos han de organizarse con el objetivo de alcanzar la finalidad de la sociedad que desean, en consecuencia es importante que los Estados actúen receptivos a las voces de cambio de los actores sociales dentro de cada marco para garantizar la sociedad democrática.

El derecho a la libertad de expresión se ha venido adaptando a las más recientes tecnologías de la información, de manera que, con la maximización de los recursos y funcionalidades ofrecidos por la Internet, los usuarios cuentan con la posibilidad de expresar sus ideas con una amplia cobertura.

Viviendo esta posibilidad que nos brinda el desarrollo de la Internet, se ha abierto una nueva facilidad de expresión, y no solo se trata del sector ventas y promoción como ha sido aprovechado por ejemplo por la marca TOUS de Rosa Oriol, por mencionar una figura relevante, sino por la que se ejerce en la sociedad de información en la que vivimos.

Ahora, no llegamos a concebir que esta nueva forma de libertad pueda ser controlada o limitada a manos de una especie de “gendarmería” que se dedique al bloqueo, filtrado, censurado o ejerza un poder disciplinario dentro de la red mundial, toda vez que estaríamos en presencia de un Panóptico, en otras palabras, “dispuesto para que un vigilante pueda observar, de una ojeada, a tantos individuos diferentes”.

La consigna es, abogar por una Internet que sea abierta donde se permita el ejercicio del derecho a expresarse sin ser intimidados o reprimidos, ya que, en efecto, actualmente se presentan graves vulneraciones a la libertad de expresión en la red mundial.

Expresar las ideas en tiempo real en la era de la Internet, se ha tornado un acto cotidiano; en algunas oportunidades no llegamos a darnos cuenta del poder que tenemos al expresar de forma libre nuestras opiniones, tan solo por ser ciudadanos y estar inmersos en un mundo global donde de manera constante nos relacionamos a través de las redes sociales, blogs o foros de discusión.

En su mayoría, el contenido que llega a circular en la red mundial funciona para fines loables de comunicación, se comparten vivencias, puntos de vista, gustos, aficiones, pasatiempos.

Pero lo que resulta mucho más importante, es que la Internet sirve para cuestionar de manera adecuada las decisiones de aquellos que nos gobiernan, denunciando en tiempo real los abusos que comete un Estado o agentes particulares.

De manera que, es de vital importancia garantizar la libertad de expresión en esta era de información, a fin de avanzar en la consolidación de un régimen democrático estable.