Los audiolibros y la meditación para aprender a vivir el presente

Gracias a la práctica meditativa es posible reconocerse de forma plena para lograr conectarse con el cerebro y con el corazón. Según la opinión de diversos especialistas, es recomendable considerar la meditación como una práctica de suma utilidad que funciona al momento de querer combatir el estrés y la sobrecarga diaria del trabajo y de las obligaciones. Así mismo, y para lograrlo, la propuesta es una serie de libros y audiolibros a fin de abordarla

Desde hace algún tiempo, la palabra multitasking tan solo era conocida por los especialistas en informática: multitasking eran o son aquellos sistemas operativos que son capaces de resolver diversas operaciones de forma simultánea. Pero, como era de esperarse con los términos técnicos con los que se quiebra un ambiente específico, esta palabra salió a la calle difundiendose en la sociedad con toda la potencia de las metáforas.

En la actualidad al hablar de multitasking nos solemos referir a nosotros mismos, por lo que no es necesario pensar en la cantidad de obligaciones que se resuelven cada día para lograr comprender que verdaderamente somos multitareas.

Aunque cuando estamos inmersos en múltiples cosas, ¿realmente estamos en alguna? Y vamos más allá: en oportunidades es posible que uno se encuentre haciendo una sola y tampoco está ahí; el tiempo pasa de un lado y es como si no estuviéramos. La cultura de la sobrecarga, el multitasking y el estrés ha impuesto la despersonalización incluso hasta en los tiempos de ocio.

“Nos cuesta tanto estar en el presente simplemente porque nunca nos han enseñado a estar en él”, señala Mario Lombardi, quien es el responsable de la Escuela Argentina de Reiki, profesor de meditación, Ayurveda y Hatha Yoga e instructor de mindfulness. Entonces surge una interrogante: ¿Cómo se puede hacer para recuperar el presente?.

Vivir el momento en que estas es una gran verdad 

Adrián Altman quien es profesor de ciencias exactas, y también es uno de los numerosos entusiastas de la meditación, desde su práctica habitual, señala: “Todos los días tenemos tareas y obligaciones. Estoy cocinando: ¿estoy presente con la cocción de los alimentos?

Estoy leyendo un libro: ¿estoy compenetrado en el relato? Meditar es estar con uno en modo presente. Es una excelente herramienta para salir del caos, conectarnos para luego observar el caos, y, si la meditación fue muy profunda, podemos llegar a percibir amor en el caos”.

Podemos encontrar dos tipos de meditación: la pasiva, esta implica que nos demos un tiempo, y con él poder buscar esa posición que se cómoda a fin de aquietar el ritmo cardíaco y también sincronizar la respiración; y la meditación activa, consiste en lo mismo en ciertas tareas cotidianas. Lo interesante radica en que, gracias a la neurociencia, hoy es posible medir el impacto de la meditación.

Martín Reynoso quien ha sido formado como psicólogo de larga trayectoria y magíster en Salud, trabaja en la Universidad Favaloro y en INECO y además dirige un proyecto denominado “Train your brain” —ejercita tu cerebro— también publicó Mindfulness, la meditación científica donde explica, “porque mindfulness es la única práctica meditativa que tiene reportes a nivel científico de los efectos que produce.

Con otras prácticas como el yoga, no sabemos cuál es el alcance verdadero de la práctica. El mindfulness, en cambio, tiene reportes científicos en lo que es la experiencia subjetiva de la persona que practica e inclusive también hay pruebas conductuales y pruebas relacionadas con los niveles de adrenalina y cortisol en sangre”.